La conexión israelí.


El viejo proverbio de que “no hay profeta en su tierra” se cumple en todo sentido en los juegos olímpicos. Hay muchos atletas que emigran buscando nuevos horizontes, ya que no los tienen en cuenta en sus países y deciden representar a naciones que los acogen con gusto. Lo mismo sucede con directores técnicos que son contratados para dirigir en otras tierras.

Tal es el caso de David Blatt y Danny Gutt que después de coronarse campeones de Europa con la selección rusa, fracasaron rotundamente en los juegos olímpicos y ni siquiera clasificaron a cuartos de final. Otros casos de israelíes que defendieron a otros países en estos juegos son los de Rami Tzur, campeón en Estados Unidos y rival de Kolganov en kayaks o la judoka Daniela Krukower que defendió sin éxito a Argentina.

Pero la conexión israelí no se termina aquí: El autor del primer gol de Nigeria en la semifinal contra Bélgica fue Olubayo Adefemi, jugador de Bnei Lod de la 2da. división de Israel; y el DT nigeriano es Samson Siasia, un ex-golero de buenas  actuaciones en Tzafririm Holon allá por los años 90 cuando Holon todavía estaba en 2da. división  ( hoy milita en  la 4ta). Messi y Riquelme tiemblan.

Desde el Desierto del Neguev para Deportes.co.il
Nihao (Shalom en chino)
Rubén Friedmann

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: